Logotipo de Andresare

Noticias y Agenda

Reseñas


2008-05-16

Euskara, comunidad e identidad. Elementos de transmisión, elementos de transgresión. Jone Miren Hernández García

La tesis doctoral de Jone Miren Hernández, galardonada con el Premio de Investigación Cultural Marqués de Lozoya 2005 y publicada por el Ministerio de Cultura en 2007, es sobre todo rompedora en su aproximación a la relación entre lengua e identidad tal y como se ha venido estudiando en el contexto vasco.

 

Euskara, comunidad e identidad

Euskara, comunidad e identidad

Primero, representa una forma de hacer antropología lingüística totalmente nueva en el estudio del euskara. En este sentido, y desde un enfoque etnográfico, rompe con ciertas premisas sobre las que se ha basado un análisis esencialista de la relación entre lengua y pueblo. En segundo lugar, el trabajo es innovador al introducir conceptos derivados de la antropología feminista que aportan nuevas luces para la interpretación de ciertas situaciones marginales que hasta ahora han permanecido en la sombra.

La confluencia de la antropología lingüística y feminista ilumina una visión ciertamente original de la transmisión del euskara en la localidad de Lasarte-Oria (Gipuzkoa). Antropológica en la mirada puesta en la relación subjetiva que tienen con el euskara las personas que pueblan tanto la villa como la tesis. Feminista en el reconocimiento despertado por el estudio de colectivos supuestamente situados al margen de la norma y la necesidad de crear nuevos modelos de análisis.

Desde esta perspectiva novedosa, Hernández no sólo explora la relación personal e íntima que tienen las personas con el euskara, la transmisión de la lengua de una generación a otra y el papel de las mujeres en ella, también propone que es precisamente el proceso a través del cual los y las hablantes de una lengua se identifican con ella el que debería informar el discurso social que a su vez informa la política lingüística del país.

Por lo tanto, apunta a la necesidad de crear una línea de investigación que distinga entre la identidad cultural como algo esencial y estático, y la práctica lingüística como un performance que toma en cuenta tanto el deseo de las personas para utilizar uno u otro idioma como la posibilidad de entrar en diálogo con los atributos adscritos a la identidad que se pone en escena.


Maggie Bullen
Profesora de antropología social. UPV-EHU

[Volver al listado]